miércoles, 30 de julio de 2008

Fuck taxistas!!



Los odio a todos (salvo una o dos excepciones que sí me caen bien), se paran donde quieren a subir/bajar pasajeros ¡pero no se te ocurra hacerles nada! porque se te echan en bola, los maricas no pueden solos.

sábado, 19 de julio de 2008

Fly me to the moon (Vamos a la luna) en IMAX 3D

Hoy fui con Nubia y su sobrino Aldair a ver Vamos a la Luna en la megapantalla del Papalote, en el Distrito Funeral.

Queríamos ir a ver Monstruos del Mar, pero todos los boletos estaban agotados para todas las funciones excepto la de las 20:30, no teníamos ganas de esperarnos 8 horas, así que entramos a ver la de Vamos a la Luna (como la llamaron aquí en México), que ahora pasaré a criticar (ja ja ja me encanta criticar).

Para mí lo escencial en cualquier película es una historia bien elaborada, lo demás es secundario. En este caso la historia me pareció un poco simplona, pero pienso que podría ser así debido al tipo de público al que se dirige, que son niños.

La historia básicamente es que 3 moscas (las protagonistas de la película) se cuelan al interior del Apolo XI y viajan a la luna con los astronautas.

La animación es buena, pero no llega a ser espectacular, más o menos es del tipo de Jimmy Neutron, no llega al nivel de las grandes producciones de por ejemplo Pixar, el efecto 3D le ayuda bastante, sobre todo en las tomas donde hay grandes cantidades de fragmentos de algun material volando por la pantalla.

Algunas secuencias de animación están realmente muy bien logradas como el despegue y alunizaje del Apolo XI, la mejor es cuando Neil Armstrong y Buzz Aldrin (hey, acabo de darme cuenta porqué se llama así el personaje de Toy Story) están realizando la caminata lunar en el Mar de la Tranquilidad.

Es durante esa secuencia cuando la película alcanza su mayor punto de despliegue visual, la recreación que hicieron del paisaje lunar es sencillamente fantástica, es la experiencia más cercana a estar en la Luna que he tenido, porque es cuando en verdad te das cuenta de cómo se ve la luna desde la luna: una superficie estéril de polvo y roca, kilómetros y kilómetros de ella, rodeada de montañas y el vacío inhóspito y silencioso que envuelve al satélite en la inmesidad del espacio.

Sin embargo tiene varios detalles que le bajan calificación. En primer lugar y más evidente de todo es que se centra demasiado en la historia de las moscas y sus familiares más que en otros aspectos del viaje a a luna.

El enfoque que se le dió a la película es muy light, es más una aventura en caricatura que un documental y por lo tanto la aparición de detalles técnicos y científicos de la misión es prácticamente nula. Esto para mí es una grave falla, pues pierde una gran parte de valor educativo.

Además se desaprovechó mucho a las moscas, pudieron haber utilizado visión de mosca para mostrar muchas cosas del interior del Apolo XI, de los mecanismos de la nave, de las instalaciones de la NASA, incluso de la Luna, pero la visión de mosca (y hablo únicamente de visión en pequeño) sólo se empleó de manera interesante durante una breve secuencia cuando conectan un cable suelto de uno de los circuitos del panel de control.

Detecté errores. Cuando los astronautas pisan la superficie, el polvo lunar se queda en suspesión durante unos momentos formando pequeñas nubes. Se supone que al no existir atmósfera, es imposible que esto ocurra.

Otro detalle es cuando la nave despega de la luna para regresar a la Tierra, cuando esto sucede se ve cómo la bandera de estados unidos ondea debido a la fuerza de los propulsores. Otra vez esto no debería ocurrir por la carencia de atmósfera, a menos que los gases despedidos por los propulsores puedan lograr eso por sí solos, pero la intuición me dice que no.

En fin, es una película excelente para niños de hasta unos 7 años, para los demás puede ser entretenida, para Nubia fue aburrida, ya que ella sólo disfruta de películas de cine de arte donde hay crudeza y para mí fue una película muy simple.

Ah sí, y también hubo una secuencia que hacía referencia a una famosísima escena de 2001: Una Odisea del Espacio, aquella donde la nave donde viaja el Dr. Heywood Floyd se acopla con la Hilton Space Station I con el Danubio Azul como música de fondo. ¿Que qué tiene que ver esto? nada, pero "2001" es mi película favorita de todos los tiempos. Ahí les dejo el trailer. Las larvitas son geniales (en el doblaje a español de México).



Le daría 65/100 de calificación, pero nada más porque es 3D (no animación 3D sino efecto 3D) y hace referencia a 2001: Una Odisea del Espacio, le damos 70/100.

lunes, 14 de julio de 2008

Enseñanzas de Vertti-sensei III

"Donde ustedes ven sistemas yo veo personas."

-- Vertti-sensei

martes, 8 de julio de 2008

Deben ser unas veinte

Hoy hablaré acerca de la gente.

Discutiendo con erufenix importantes cuestiones filosóficas llegamos a la conclusión de porqué casi no hay buena música en México y los que son buenos tienen que irse a otro lugar como por ejemplo Irlanda, donde sí los reconozcan. Esto es algo que ya todo mundo sabe, en especial los que entienden el concepto de gente, no diré nada nuevo, sólo de otra forma.

En realidad a la gente no le importa la música y nunca le ha importado. Lo único que quiere es tener un sonido de fondo para trabajar y realizar sus actividades y un pretexto para salir a "divertirse" y alcoholizarse. No estoy en contra de esas actividades, lo que digo es hay tal vez docenas de maneras de realizarlas. Pero si la música es buena, mala el género, la temática, nada de eso importa.

Además he observado que en un periodo de tiempo dado, sólo hay un cierto número reducido de canciones que la gente escucha en todos lados, un conjunto núcleo de canciones. Ese conjunto núcleo de canciones es el mismo que ponen siempre en todas las fiestas, acompañado de otras canciones satélite que varían según el lugar, época del año, modas, etc. A veces una canción satélite se vuelve parte del conjunto núcleo y canciones del conjunto núcleo pueden volverse satélites o desaparecer en el olvido.

A nadie le importa la música y no quieren conocer más allá de eso porque ¿para qué? es más podría apostar que más del 80% cuando escuchan algo no saben ni quien canta, a pesar de que han escuchado lo mismo cientos de veces, pero nunca se han preocupado por saber de quién es.

Si realmente les gustara una canción lo normal es que se interesen por saber de quién es para buscar más de ese artista o grupo ya que si me gusta una, es muy probable que me gusten las demás. Pero no, nadie hace eso.

Por eso todo intento por difundir el metal a gran escala será fallido, porque sería como intentar hacer que la gente se interese por el ciclo reproductivo de la babosa gigante sudafricana.

Para lo único que puede servir difundir el metal es para llegar a personas que siempre le ha gustado el metal pero no lo sabían. Y no sólo metal, hablo de eso porque es lo que conozco pero allá afuera hay cientos de músicas interesantes que nadie conoce. Ni le interesa conocer.

¿Porqué difundir el metal? no se, pero cuando encuentras algo que te gusta mucho quieres compartirlo con los demás para que puedan disfrutarlo tanto como tú. Pero también para que cuando pongas metal no salgan con "quita eso y vamos a poner música de verdad". Lo único que pido es que exista un poco de cultura y tolerancia musical, yo nunca le digo a nadie que quite su banda o Belinda. Pero esas dos cosas: cultura y tolerancia musical a nivel de gente y difundir música que consideras interesante a nivel gente son imposibles de lograr, porque a nadie le importa.

¿Entonces qué podemos hacer para difundir el metal y disfrutar del metal en compañía de gente que no aprecia al metal?

1. Buscar alguna forma de llegar a personas que les gusta el metal y que aún no lo saben pero sin llegar a la gente, sin sonar como secta y sin hacer spam.

2. Cómprate unos audífonos y usalos siempre que haya gente, sólo se pueden no usar estando solo ya que como no existe tolerencia ni cultura musical, eventual e invariablemente te será requerido que dejes de hacer sonar tu metal.

3. Mantener vivo el metal, para que las personas de las próximas generaciones puedan disfrutarlo.

La 2 es triste, pero creo que no podremos hacer otra cosa, no mientras la gente siga siendo gente. ¿Se supone cada quien puede escuchar lo que quiera no? si, pero sólo si no es metal ni ninguna otra música "rara".

Por eso ya no me voy a volver a preocupar nunca de porque la gente hace o no hace aquello o lo otro. Sólo hablaré de ella, es más divertido, aunque ya casi todo esta dicho a aquí. En resumen a la gente no le importa nada, sólo quiere vivir y ya. ¿Cuándo le interesa algo que no le interesaba antes a la gente? cuando interfiere con vivir.

martes, 1 de julio de 2008

Cómo encontrar drivers, el método definitivo

En Windows, a veces también en Linux, pero más en Windows, a veces encontrar drivers para un dispositivo chino de esos que vienen con las motherboards taiwanesas es un verdadero dolor de cabeza.

Pero ya no más. He encontrado el método definitivo, el Santo Grial de los buscadores de drivers. Hay programas que lo hacen, pero ante la duda no hay nada como El Método.

Todo ello irónicamente, gracias a años de uso de Linux y más irónicamente aún, El Método funciona apoyándose en algo que los desarrolladores de linux han creado, un humilde archivo de texto ASCII que se llama pci.ids.

Resulta que actualmente casi todos los dispositivos de una motherboard se comunican a través de algo que se llama bus pci, puedes imaginarlo como una red de carreteras de datos.

No, los slots pci de tu motherboard son otra cosa, son ranuras para agregar al bus pci de tu motherboard los dispositivos que quieras, siempre y cuando sean compatibles con el bus pci.

Los dispositivos que se comunican por bus pci tienen grabado en sus chips una serie de numeros y letras que se llama pci id, que a partir de ahora llamaremos cadenota. En la cadenota hay 2 cadenas que nos interesan, una se llama ven_id y otra se llama dev_id, o Vendor ID y Device ID, que juntos, identifican a cada dispositivo fabricado en el mundo.

Hace mucho tiempo los fabricantes de dispositivos se pusieron de acuerdo en que cada uno de ellos tendría un identificador de vendor pci único. Como curiosidad, el de intel es 8086.

Cada Fabricante maneja un número único para cada dispositivo que fabrica, lo que se conoce como device id.

Teniendo el vendor id y el device id, podras saber el dispositivo exacto para el cuál buscar tu driver. Nada de adivinanzas nunca más.

¿Donde se ve todo eso?

Panel de control->Sistema->Hardware Administrador de Dispositivos


Después si el dispositivo que buscas ya está instalado, seguramente estará en su categoría correspondiente, si no, seguramente estará en

Otros Dispositivos


Con un signo de interrogación y un ¡ dentro de un triángulo amarillo. Ahi hay que hacer clic derecho y

Propiedades->Detalles


En esa ventana aparece la cadenota. Lo único que interesa es lo que esta después de ven_ y lo que está después de dev_, números de 4 digitos hexadecimales, que corresponden al vendor id y el device id respectivamente.

En Linux solo necesitas el comando lspci, el contenido del archivo virtual /proc/bus/pci/devices y el contenido del archivo /usr/share/hwdata/pci.ids.

Una vez teniendo esos dos datos, sólo hay que buscarlos en The Linux PCI ID repository.

Con eso tendrás el dispositivo exacto y ya después es muy fácil bajar el driver del fabricante correspondiente o en el caso de Linux, saber si el mecanismo de autoloading de módulos de tu distribución esta cargando el driver correcto, en caso contrario habrá que cargarlo manualmente con modprobe después de investigar qué módulo le corresponde realmente (si es que existe el módulo para ese dispositivo).

Además en Windows podrás examinar el contenido de los archivos .INF para ver si realmente el driver corresponde a tu dispositivo y entender muchos de los errores de instalación que pueden arrojarte los instaladores de drivers.