domingo, 14 de junio de 2009

Recompensa

Fue una batalla de proporciones épicas, día y noche al pie del cañón desarrollando el sistema de nombre código SEVERINO.

El secretario de salud mandó suspender todas las actividades laborales del país debido al brote de influenza AH1N1... excepto para oscar, falso y makz.

Mientras toda la gente del país (ok, esta bien, ¿el 95%?) descansaba a causa de los días festivos o estaban en su casa refugiados o abarrotando los hospitales en un ataque de histeria colectiva típico de comportamiento borreguil, nosotros estabamos programando frenéticamente, casi morimos en el intento y javier alias falso estuvo a punto de digerirse a sí mismo una noche.

Tuvimos que hacer un sistema a partir de la nada en unas 48 horas. ¿ingeniería del software? ¿metodologías de desarrollo? ¿análisis de requerimientos? ¿pruebas? ¿QA? ¿prototipos? jajaja que buena broma.

Fue un trabajo de locos: haz, corrige, cambia, quita, pon ¿porqué? hay que presentarlo mañana a las 9, luego con cambios a las 6, luego debe estar al 100% al otro dia a las 2 para mostrarselo a no se quien, ahora hay que mostraselo a las 8 a no se que otro... y cada vez eran más y más cambios y funcionalidades, salió casi de milagro.

Al final todo el esfuerzo valió para esto:




Que por cierto no menciona al thomas y al mike, que fueron nuestros refuerzos una vez y nadie se acordó de ellos.

Ah y también valió para dos días libres (en mi caso) y una invitación a la comida china. Y digo está bien que esas cosas sucedan una vez, pero que luego se vayan acostumbrando, pues como que no y al final uno se cansa.

Monedas extranjeras

Mi amiga kelly fue a Canadá y me trajo unas monedas de allá (en realidad me las regaló porque le sobraron y así se ahorraba tirarlas a la basura, además de esa manera no podría reclamarle que no me trajo nada, es muy lista).

Son de 1 y 10 centavos.